¿Cuántas veces te lo han preguntado? De pequeño, ¿que querías ser de mayor? ¿Bombero o bombera? ¿Profesor o profesora? ¿Cocinero o cocinera? O, ¿acaso astronauta? Pocas veces acabas trabajando en aquello que deseabas de niño; bien porque cambias de opinión o bien porque no hay trabajo de ese sector. Somos libres de elegir que estudiar y como estudiarlo. Pero, ¿de verdad es así o estamos influenciados por las personas que nos rodean?

Los amigos y la familia son los más influentes, puesto que es donde más confianza depositamos. Ellos nos pueden ayudar y aconsejar que camino podemos elegir, pero, siempre debe de ser nuestra obligación elegir el camino que a nosotros más nos guste. Tenemos que aprender a tomar decisiones, y aunque nos equivoquemos siempre podemos aprender de esos errores cometidos. No siempre elegimos la rama por la que hemos ido estudiando, ya que diferentes alumnos han ido por el bachillerato de humanidades / ciencias sociales y acabar estudiando una ingeniería o medicina. Te va  a costar más, sí, pero si de verdad es lo que te gusta, sigue adelante.

Por eso, ten en cuenta la opinión de los demás sobre tus estudios, pero no olvides tu opinión, es la que más cuenta, puesto que es TU futuro. Deja en los comentarios que estudios tienes pensados hacer, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más.

 

Anuncios