“Y perderé una y mil partidas, y me caeré mientras tú me miras, pero sabré que aproveche mi vida, y que lo hice cada día” JPelirrojo

Esta primera estrofa de la canción “Una y mil partidas” del youtuber JPelirrojo, me ha inspirado a escribir este artículo. Muchas veces dejamos a un lado todo aquello que intentándolo una única vez no lo conseguimos. La culpa no es solamente nuestra, sino que la compartimos con todas aquellas personas que nos han dicho alguna vez que fallar está mal. No tengas miedo a perder siempre y cuando sigas intentado acabar ganado y para eso es necesario que cada día des un poco más de ti. Una sonrisa en la cara hasta en los peores días ayudan, no solo a los demás sino que también a ti mismo. Pruébalo funciona, ese día que estés enfadado o enfadada con algo o alguien, o simplemente estés pasando un mal rato o una época de estrés, sonríe, te lo aseguro que funciona, 100% probado. Nuestra vida es nuestra propia obra de teatro que además de ser el personaje principal somos también el director/a.

Yo no creo en eso que dicen del “Karma”, sino en lo contrario. Siempre que te pasé algo malo, estate seguro que te pasará algo bueno, recuérdalo, porque en cuanto nacemos lloramos por algo malo que nos ha pasado y seguidamente nos ocurre lo mejor, vivimos. La gente se equivoca y llama a las cosas malas que a ellos mismos se hacen “Karma” y no es así, simplemente es el reflejo de sus malos actos.  Para pasar esos malos momentos previos a los buenos, además de lo ya dicho antes, confía en la gente de tu alrededor además de en ti mismo, dado que tu propia confianza te da fuerzas para avanzar. Con respecto a esa gente con ganas de molestar y que te afirman que no vas a poder, piensa que lo haces porque puedes, puedes porque quieres y quieres porque en algún momento te dijeron que no podías, y verás cómo lo sacas adelante.

En conclusión, por muchas barreras y obstáculos que nos pongan por delante nosotros debemos seguir, caernos e inmediatamente levantarnos y una vez conseguido, mirar atrás para ver cómo los que decían que no podíamos hacerlo están en el suelo. Ese es el único motivo por el que mirar atrás, ni siquiera para coger carrerilla. Ahora ya sabes que en cuanto algo malo te ocurra, vendrá algo bueno detrás. ¿Vas a mirar atrás? Comenta, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus historias a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com

Anuncios