Los que me sigáis desde comienzos de diciembre o hayáis leído algún artículo mío de esas fechas, os sonará familiar este título. A aquellos que no lo habéis leído os lo recomiendo y os lo dejo aquí (https://historiasconhachedeherce.wordpress.com/deporte-sin-violencia/). En aquel texto os comentaba el trágico enfrentamiento entre aficionados de dos equipos de futbol de la liga BBVA de España, los Riazor Blues y el Frente Atlético. Esta vez no vengo a hablaros de los aficionados, sino de los jugadores. El domingo pasado, 1 de marzo de 2015, los aficionados al baloncesto percibimos una pelea entre dos de los mejores equipos del baloncesto español en estos momentos. Geográficamente son hermanos, y como tal en algunas circunstancias se comportan como tal, pelas, gritos y puñetazos. Exactamente es lo que pasó en los últimos 7 segundos de partido.

No quiero entrar en esa discusión que las dos aficiones están teniendo, si la culpa la tiene el uno o si la tiene el otro. Como dirían los padres y madres, la culpa es de los dos, uno por empezar y otro por seguir. Por si alguno todavía no sabe de lo que estoy hablando, le recomiendo que se vea este video (https://www.youtube.com/watch?v=MgFWdHlpqcU). Tras estos incidentes los árbitros decidieron expulsar a ambos banquillos y a ambos jugadores, con lo que terminaron el partido un 4 contra 4. Los jugadores, entrenadores y equipos están avergonzados del espectáculo dado y han pedido disculpas públicamente, es más los dos jugadores que comenzaron la pelea han hablado y se han pedido disculpas. Los aficionados, por su parte, la mayoría no incitaron a la violencia, excepto alguno que no razonó correctamente. Estos partidos tienen que ser un lazo para unirnos, no para separarnos más de lo que ya estamos. Desde los comienzos el Bilbao Basket y el Baskonia han tenido una relación un poco tensa, tanto los equipos como los seguidores, y tras esta disputa la tensión ha aumentado. Esta tensión también es notable en los partidos contra el Guipuzkoa Basket.

La solución que veo yo es que aficionados de los 3 equipos, se reúnan y logren llevarse bien y apoyarse unos en otros. Porque como he dicho al principio, son hermanos y aun teniendo estas discusiones, tenemos que llevarnos bien, nunca se sabe dónde y cómo se va a parar uno, y un día posiblemente se necesite la ayuda de ellos. Por eso más que nunca hay que luchar por un #DeporteSinViolencia. ¿Qué soluciones darías tú? Coméntalo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado.

Anuncios