En las manos de las damas a veces estoy metido, unas veces estirado y otras encogido.

Solución: El abanico

Anuncios