Dicen que las segundas partes nunca son buenas, aún así, se intentará igualar o, quien sabe,  superar (Selectividad – Parte 1). Nos disponemos a afrontar el segundo día de selectividad. Sí, esa prueba, amada por todos los alumnos de 2º de bachiller, que desean realizar. Bueno, en realidad no, lo que desean es acabar ya y poder entrar en esa carrera tan deseada y que tanto les ha costado elegir. No es una prueba muy difícil, pero si laboriosa y costosa, ya que en realidad, son tres días de exámenes, pero más de dos semanas de continuo estudio. Además, a eso hay que añadirles los exámenes de evaluación y la preparación a ellos. Es decir, te tiras todo segundo de bachiller memorizando cosas que en menos de un año no recordarás. Pero bueno, hasta que no se encuentren soluciones para mejorar este tipo de educación y pruebas de acceso a la universidad seguiremos viendo a miles de estudiantes memorizando en vez de aprendiendo. Pensando más detenidamente en este tema, en vez de estudiantes, podrían usarse robots, ya que en sus memorias se podrían guardar miles de gigas de información y no se perderían. Pero ironías aparte, en verdad, ¿qué es selectividad? De todos es sabido que son unos exámenes a los cuales, te has ido preparando durante los dos cursos de bachiller y que en tres días te examinas, pero, ¿en realidad sirve para calificar tus conocimientos o solo para conocer tu capacidad de retener y exponer la ingente cantidad de información que has memorizado?

Como os conté a principios de curso, la palabra selectividad iba a ser nuestra mayor compañera a lo largo del curso, y si me hubieran dado esos 0,10 € que a principio de curso dije, ahora mismo tendría bastante dinero solamente acumulado con las veces que he oído la palabra selectividad. Y bueno, después del primer día y dejar los nervios en las primeras frases del primer examen, puedo decir que estoy un poco más relajado y tranquilo de cara a los próximos exámenes. Después de estos tres días de exámenes toca esperar a la nota que decidirá nuestro futuro, si ser médico, abogado, ingeniero o creador de contenido, pero eso sí, sea la nota que sea, siempre debemos hacer aquello que más nos guste y por lo que hemos estado luchando día tras día y noche tras noche. Porque en realidad es lo que queremos ser el día de mañana, no sabemos a ciencia cierta si en un futuro no muy lejano, cuando acabemos nuestros estudios universitarios, habrá trabajo para nosotros, pero por lo menos intentar crecer con nuestros estudios y no estancarnos solamente en un solo asunto. Estudia tu carrera, sé voluntario, estudia idiomas y practica aquello que más te guste, nunca sabrás donde y de que acabarás, es decir “lo que hagas hoy, te ayudará mañana”. Aprovecha el verano para todo aquello que por culpa del tiempo y los estudios no has podido realizar durante el curso, descansa y disfruta del buen tiempo, no sabes qué verano te puede esperar el año que viene. Puede ser que sea también relajado, o uno en el que lo tengas muy ocupado. Además aprovecha a quedar con tus amigos, aquellos con los que llevas toda la vida en el colegio, ya que el próximo año muy probablemente no los puedas ver.

Bueno esperemos que este año de estudio en el que no empecé muy fuerte, pueda conseguir entrar en esa carrera deseada y que pueda disfrutar del verano. ¿Tú que carrera tienes pensado estudiar? Coméntamelo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus historias con el asunto #HHH y fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

Anuncios