No es la primera vez que utilizo un titular llamativo para llamar la atención sobre él, y esta vez no va a ser menos. La noticia viene desde Los Ángeles, en la que el ayuntamiento ha decidido cubrir por completo uno de sus principales embalses de reserva de agua con pelotas de plástico negro. Una iniciativa llevada a cabo por la gran sequía que azota a esta zona de los Estados Unidos desde el 2011. Con los más de 40 millones de habitantes que posee California, la falta de precipitaciones y el gran uso de agua potable, se ha convertido en uno de los problemas más importantes para la alcaldía de Eric Garcetti. Esta reserva es la cuarta de la ciudad y el problema con el agua viene de hace unos siete años, cuando se detectó altas cantidades de bromato en las aguas de estos embalses. Esta sustancia se caracteriza por su gran efecto cancerígeno. Fue la respuesta a los compuestos utilizados para convertir el agua en potable y a la gran radiación solar que se da en esa zona. Esta solución fue una de las muchas que dieron los ingenieros contratados para este problema.

Estas bolas negras de unos 10 centímetros de diámetro, están fabricadas con un polietileno de alta densidad que junto a su color, ayudan a reducir la radiación solar en esa zona. Cada una de ellas cuesta 36 centavos, que multiplicado por las 96 millones que han utilizado da un total de unos 36.560.000 $, un precio alto pero necesario para combatir ese problema de agua. Ese grupo de bolas cubren unos 708.000 metros cuadrados y tienen una durabilidad de 10 años, así que si este método funciona, dentro de 10 años, como máximo, leeremos que recogerán y cambiaran las bolas. Ahora en vez de evaporarse el agua de ese embalse, se quedará allí, y cuando llueva, gracias a que son pelotas separadas podrá entrar el agua en el embalse, no cómo otras de las ideas que por ejemplo consistían en cubrir el embalse con una lona de plástico o taparlo con un tejado de hormigón. Esta falta de evaporación y ciclo del agua lo  que va a conseguir es que, si antes había sequia en una zona, el área de esa zona aumentará progresivamente. Es necesario saber si esta solución a la sequía es la mejor, pero para eso sería necesario espera al menos un par de años para ver las consecuencias y si en realidad ayuda al medio ambiente y a la ciudadanía, o simplemente ayuda a la ciudad un par de años.

¿Si es peor el remedio que el problema? Pues puede ser, pero debemos esperar a ver que dicen los estudios que se realicen sobre este asunto y ver si uno de los problemas que existen hoy en día, la falta de agua dulce, se encuentra una solución. ¿Qué otra idea tendrías para dársela al alcalde de Los Ángeles para solventar ese problema? Coméntamelo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus historias con el asunto #HHH y fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

Anuncios