Estamos creando grupos de WhatsApp por encima de nuestras posibilidades. Grupo de clase, grupo de universidad, grupo de amigos, grupos de amigos del pueblo, grupo de amigos 2, grupo de familia, grupo de familia con tíos y tías, grupo de casa… bueno y así podría estar escribiendo toda la entrada pero puedo entender que no va a ser interesante. Desde que en 2012 se creara esta aplicación de comunicación, miles de mensajes han sido mandados entre personas de diferentes lugares. Y sí, me diréis, pero es una gran forma de hablar con la gente y te diré, de hablar no, de comunicarse puede. Mientras que las comunicaciones cara a cara van desapareciendo, aquellas que se basan en el uso de un aparato para comunicarse van aumentando (teléfonos, ordenadores, tablets…) Muchas veces se forman problemas por el hecho de que en los mensajes escritos no se entiende el tono o el modo con el que uno se quiere expresar. Los directivos y responsables de las grandes empresas de comunicación de redes sociales y mensajería decidieron incorporar emoticonos para dar con ellos un toque de “realismo” a la comunicación.

En los últimos años la comunicación mediante los smartphones ha aumentado exponencialmente y esto conlleva una continua actualización de software y de modelos cada vez más modernos y más grandes. Con ellos, viene el amplio abanico de aplicaciones que nos ayudan a comunicarnos con los demás usuarios. Estas aplicaciones de comunicación muchas veces traen problemas entre el emisor y el receptor, y más si es en un grupo con gente muy diferente. Al final nos pasamos más de la mitad del día comunicándonos con las personas, bien sea con el móvil u ordenador. Conocer las últimas noticias, es algo que vemos necesario e inevitable, bien sea por noticias de periódicos digitales, por informaciones de amigos o por las redes sociales como twitter y sus trending topics. En vez de comunicarnos verbalmente llamando a una persona para avisarle de que llegaremos tarde, le mandamos un WhatsApp, “que es más cómodo”. Empezamos con los SMS y ahora estamos con los WhatsApps, no somos tan diferentes de nuestros padres a la hora de comunicarnos. Esta necesidad de comunicación lo que genera es una adicción a estos objetos tecnológicos.

¿Qué nos pasaría si un día dejase de funcionar internet? ¿Y si fuera una semana? ¿Y si fuera toda la vida? ¿Cómo nos comunicaríamos y viviríamos? A veces vivimos demasiado enganchados a la tecnología. ¿Serías capaz de vivir sin internet más de dos días seguidos? Comentalo y Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s