Tras una de las últimas publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los alimentos cancerígenos, las redes sociales, como siempre, han sido las que más han informado y la preocupación ha inundado los mercados europeos. La conclusión a la que han llegado los miembros de la OMS es que la ingesta de carne roja produce un aumento en las probabilidades de poseer cáncer. Este tipo de carne proviene de animales como carne de ternera, de cerdo, de cordero, de caballo y de cabra. Las formas de conservación y mejora de sabor de la carne como el ahumado, la fermentación, la salazón… también aumentan estas posibilidades de cáncer. Según el Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad casi unas 34.000 muertes al año son causadas por la alimentación a base de carne procesada mayoritariamente. No es recomendable dejar de comer carne roja, simplemente disminuir la cantidad ya que según los estudios, no es recomendable digerir más de 50 gr al día. ¿Nos debemos fiar de estos resultados y erradicar casi por completo la carne roja de nuestra vida?

Una dieta variada y equilibrada es lo más sano y lo que médicos y nutricionistas aconsejan, debemos basar nuestra alimentación en la pirámide alimenticia. Consumir 5 piezas de fruta y verdura al día, tomar 1 litro de agua al día, comer cereales y pasta una vez al día… También en un consumo más reducido debemos alimentarnos de carne blanca, roja, pescado, lácteos, huevos… Esporádicamente debemos consumir grasas, aceite, dulces… basándonos en esa pirámide viviremos más sanos y con menos preocupaciones de si este alimento es cancerígeno o no. A la hora de ir a comprar ciertas marcas han establecido un sistema que permite entender que valores alimenticios están bien y cuáles no. Este sistema lo han llamado el semáforo alimenticio. Aun no poseyendo este método, es esencial comprobar que porcentaje de calorías, grasas, azúcares y sales tienen ese alimento. Muchos aconsejan el consumo de carne blanca en vez de la roja pero no hay ningún estudio realizado todavía que determine que la carne blanca no tiene efectos cancerígenos.

El miedo que ha metido la OMS a la gente sobre los alimentos procesados y las carnes rojas es solo un aviso para concienciarnos de que debemos disminuir su consumo, no erradicarlo. En as redes sociales durante esos días en los que la OMS dio la noticia se armó algo de jaleo y cómo no salieron memes y hashtags. ¿Cómo crees que influirá el estudio de la OMS en la consumición de carnes rojas y procesadas? Comentalo y Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

¿Tienes un minuto? Rellena esta encuesta para saber que mejorar, muchas gracias:
http://www.e-encuesta.com/answer?testId=e6H050K5bC8=

Anuncios