Antes de nada deciros que ya me podéis votar en los #Premios20Blogs. ¡GRACIAS!

Historias Con Hache de Herce

Entra en LaBlogoteca a valorar este blog

Hoy os traigo parte de una historia, pero no tiene un final, ¿cómo la seguirías? Comentamelo, mandamelo por email o publicalo en tu blog.

“Llegan los cafés. El bocadillo lo están terminando de hacer nos avisa la camarera. La cafetería está vacía. El poco ruido que se escucha procede del hilo musical que tienen puesto y del choque entre los platos que están lavando en la cocina. Todo está muy tranquilo. Oímos como la camarera habla con el cocinero.

– Oye, ¿este mes que tal vamos con la caja? – Pregunta la chica.

– Pues no parece que sea verano. La gente no viene tanto y las propinas ya no son tan habituales. – Suspira el cocinero. – A veces pienso que nos sale más rentable cerrar e irnos de vacaciones que seguir aquí encerrados entre cuatro paredes como si de una cárcel se tratase y todo por cuatro duros.

– ¿Y con qué vamos a pagar la casa? ¿Y qué pasa con nuestro hijo? ¿Va a tener que dejar de ir a la universidad por no tener dinero para pagarle los estudios?

– ¡Qué trabaje! ¡Basta ya de que le estemos pagando todos sus caprichos!

– ¡Cállate! Está haciendo todo lo posible por sacar buenas notas, buscar trabajo y encima te está ayudando aquí en el restaurante sin pedirte nada a cambio.

Se oye un chirrido. Miramos. Un joven sale tras una puerta en la cual presidia un cartel: “sólo personal autorizado”. Corriendo sale del restaurante. La camarera asustada por los veloces pasos sale de la cocina. Se da cuenta que su hijo ha oído todo lo que ha estado diciendo su marido y rompe a llorar. La mujer trata de esconder sus lágrimas tras la barra, junto a la máquina registradora, haciendo cómo si estuviera contando el dinero.

– Creo que sería mejor que nos fuésemos – susurré.

– Sí, yo también lo creo – dijo Mario.

Dejamos 5€ en el platillo de la cuenta, nos levantamos y nos dirigimos a la barra. El ruido que habíamos provocado al haber arrastrado las sillas, había advertido a la camarera que nos íbamos. Entre la cortina de bolas de madera la cabeza de la mujer aparecía.”

Lo dicho, esta historia no tiene un final, pónselo tú. Gracias por votarme en los premios 20 blog y por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97) y el instagram artístico (@Hercephoto).

Anuncios