El sábado pasado, sí, 14 de octubre -repito y remarco, octubre- hacía una temperatura de… sí, agarraros a dónde podáis, porque la temperatura en Bilbao era de 30ª, y ese domingo fueron todavía, más elevadas. Y bueno, diréis, pero si eso no es tanto calor. ¿Enserio? ¿En pleno otoño, en una zona donde la lluvia es algo que nos acompaña hasta en verano 30ºC no es calor? Al final si va a ser cierto lo que ese día me contestaron por Twitter cuando me quejé de este repentino calor.

Pues sí, será cierto; porque parece ser que aquí nadie hace nada para parar este suicidio colectivo del que todos, somos responsables.

Desde el que no recicla, hasta el que usa el coche para todo, pasando por aquellas personas que deciden alimentarse única y exclusivamente de carne. ¿Y cuales son las consecuencias? Tal y cómo dicen, una imagen dice mas que mil palabras, y en este caso 3 imágenes.

Y con todo esto lo único que quiero hacer ver es que nos estamos cargando nuesta casa; vale, puede y será que cuando nosotros muramos, todo siga aquí (y más o menos como lo encontramos, algo más jodido, pero al fin de cuentas, todavía se podría vivir), pero es algo muy egoísta por nuestra parte. Así que la próxima vez que pienses en tirar todo en un mismo cubo, o en acercarte a la ciudad en coche propio en vez de compartirlo o usar el transporte público o simplemente te vayas a freir un filete, recuerda la huella que estás dejando a los que vienen por detrás.

Recuerda que todavía puedes participar en los “PREMIOS BLOGOSFERA 2017“. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

Anuncios