Ya ha llegado el día de las compras compulsivas, de los descuentos impresionantes y de las largas colas en los supermercados. Pero, ¿realmente nos damos cuenta de qué es lo que compramos? No, no me refiero a qué artículos compramos, que también; porque la mayoría son innecesarios, simples vicios; sino que a qué precio los compramos. Vivimos en una sociedad que más parece una sociedad de urracas, dónde vamos sin mirar a aquello que brilla, en este caso los letreros de descuentos.

Creo que sería un buen ejercicio visitar la semana anterior al Black Friday algunos de los establecimientos en los que queramos comprar, ya que puede que ellos hayan incrementado el precio de los productos para después bajarlos hasta un 60% sin tener ninguna pérdida. Cómo fruto de ese ejercicio, incluso también podemos darnos cuenta de que los establecimientos no hayan realizado ningún tipo de descuento, simplemente ponen el cartel y casi ni se molestan en cambiar las etiquetas tachando el precio anterior.

No se cuan ético es esto, ni si nos damos cuenta de otros trucos que realizan ciertos comercios para simplemente atraer a los consumidores y ellos, seguir ganando más y más dinero con nuestras festividades consumistas. No veo mal que si hay ciertos productos que necesites esperes a esta fecha para comprarlos, pero si no es así, creo que es una pérdida de dinero. Yo he gastado un total de 0€ en este viernes de ofertas, ¿y tú? ¿Cuánto has gastado? Coméntamelo abajo en los comentarios y creemos un debate. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Contacta conmigo por email HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97) e Instagram (@MikelHerce97) (@Hercephoto) (@Hercedrawings).

 

Anuncios