Ha vuelto ese día tan odiado y tan esperado al mismo tiempo por los alumnos de 2º de bachiller, la selectividad; ayer empezaron en Euskadi los exámenes de acceso a la universidad y en el resto del estado durante esta semana. Los nervios de muchos alumnos se ha podido ver en bibliotecas, campas, colegios y casas, sobre todo de aquellos que necesitan una nota alta para entrar en la carrera. Hace ya 3 años, en el 2015, que me tocó a mí pasar por esos días de constante estudio y pilas de apuntes acumulados en mi mesa, de Historia generalmente.

Todavía recuerdo las mañanas y tardes que me pasaba en la biblioteca reteniendo información para después en cuestión de 2 horas de examen vomitar todo en forma de palabras para intentar sacar la mayor nota posible, aunque finalmente no es que fuese muy buena. Algún tropiezo en alguna aparentemente sencilla, cómo Lengua, hizo que mi media bajase, menos mal que la nota de bachiller me ayudó a que fuese algo mejor.

Aun así, no me hizo falta sacar nota para entrar en una carrera; ya que estoy estudiando en la Universidad de Mondragón, y no es pública. Varias veces lo he comentado, pero gracias a no haber sacado una nota alta, he llegado a estar aquí, muy contento con la metodología que usan en esta universidad. ¿Cómo fue tu selectividad?

Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Puedes suscribirte para no perderte nada, me gustaría saber tu opinión abajo en los comentarios, darle a “me gusta” o compartirlo por redes sociales. Aquí te dejo las mías por si quieres saber algo más sobre mí, no te pierdas el post del jueves que viene: Twitter (@MikelHerce97) e Instagram (@MikelHerce97) (@Hercephoto) (@Hercedrawings).

Anuncios