Que vivimos en una época donde vivimos pegados a un teléfono móvil es obvio, pero más obvio debería ser que estamos cargándonos las relaciones cara a cara. ¿Cuántas veces miráis las redes sociales al día? ¿Cuántas veces recargáis Instagram para ver si alguien ha subido alguna historia nueva? O, ¿cuánto tiempo os tiráis tirados en la cama mirando las historias en vez de dormir? Pues todo esto lo que está generando en nosotros es ansiedad por no estar conectados; sino, os propongo un reto, ¿podríais estar un día sin coger el móvil? ¿O 10 horas? ¿O 1 sola hora? Sería muy difícil porque estamos acostumbrados a estar en todo momento con él.

Coge tu teléfono móvil y cuenta cuantas conversaciones has tenido solo hoy en WhatsApp, no creo que sean pocas. Pero ¿con cuantas de esas personas has hablado hoy en persona? Me jugaría la mano a que no llega a la mitad. Ahora tenemos más relaciones que hace 20 años, pero estas relaciones son superficiales, no cómo antes.

 

Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Puedes suscribirte para no perderte nada, me gustaría saber tu opinión abajo en los comentarios, darle a “me gusta” o compartirlo por redes sociales.  Ya que usamos demasiado las redes sociales, puedes seguirme en Twitter (@MikelHerce97)  para leer qué es lo que publico y aquí te dejo también mi Instagram (@MikelHerce97) por si quieres saber algo más sobre mí, no te pierdas el post del jueves que viene.

Anuncios