Seamos políticamente correctos y a la vez divertidos. Sí, realmente creo que se puede hacer sin meterse con ningún colectivo vulnerable, pero hasta qué punto un colectivo es vulnerable. ¿Dónde ponemos el límite del humor y la ofensa?

En pleno siglo XXI dónde las redes sociales son la base de la comunicación y el desahogo, todos estamos completamente expuestos a diario a cualquier cosa que se nos pueda escapar. Pero ¿si se nos escapa quiere decir que realmente pensamos así? Obviamente no, los malentendidos surgen debido a la espontaneidad y a los nervios.

Muy unido a esto está la polémica surgida a causa de la falta de ninguna persona se ha visto con energías para presentar la gala de los Oscar, nadie quiere exponerse a un aluvión de criticas por algún comentario que a alguna persona no lo hiciese gracia. Y con esto lo único que se consigue es: por una parte, que las galas se vuelvan aburridas y que el humor desaparezca siendo todo correctísimo y todo guionizado.

¿Dónde crees que hay que poner los límites? Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Puedes suscribirte para no perderte nada, me gustaría saber tu opinión abajo en los comentarios, darle a “me gusta” o compartirlo por redes sociales.  Ya que usamos demasiado las redes sociales, puedes seguirme en Twitter (@MikelHerce97)  para leer qué es lo que publico y aquí te dejo también mi Instagram (@MikelHerce97) por si quieres saber algo más sobre mí, no te pierdas el post del jueves que viene.

Anuncios