Ayer, 4 de febrero del 2015, cumplí 18 años. No es algo físicamente especial. No me ha cambiado la voz otra vez, no he crecido más, no soy más maduro que ayer… Lo único que ha cambiado ha sido la parte legal y el modo en el que la gente me va a ver y tratar. Ya no soy un niño. Esto tiene como todo, su lado positivo y negativo, y es para lo que me han ido enseñando y educando durante todos estos 18 años. Durante mi vida han ocurrido diversos hechos que han cambiado al mundo y el modo de ver a las personas.

Comencé esta carrera llamada vida, viendo como en mi ciudad, Bilbao, iba cambiando poco a poco, mejorando, podríamos decir. El 18 de octubre de 1997 se inauguró el Museo Guggenheim de Bilbao que con él dio comienzo al efecto que posee su mismo nombre, el “Efecto Guggenheim”. Esto transformó al antiguo Bilbao industrial, que no llegué a conocer, al Bilbao económico y turístico que es ahora. Un año después, 1998, un trágico suceso ambiental ocurrió en América central, el huracán Mitch, con unos vientos de hasta 285 km/h, dejó miles de muertos y gente sin hogar. Además de los daños originados por los vientos huracanados, las inundaciones fueron cómplices de una tragedia mayor. En el 1999, ya son 12 los países que constituyen la Unión Europea, circulo construido para mejorar los países integrantes y ayudarse mutuamente. Llego el 2º milenio, año 2000, y con él, el temido “efecto 2000”, un error informático que por el hecho de economizar memoria, los programas estaban programados para años empezados en 19, con lo que después del 31 de diciembre de 1999 vendría otra vez el 1 de enero de 1900. Este fallo global se pudo solucionar a tiempo gracias a la ayuda de muchas personas y de mucho dinero. Algunos lugares del planeta sufrieron algún efecto, pero se arreglaron rápidamente.

El comienzo del siglo XXI, año 2001, sufrió Estados Unidos un atentado terrorista contra dos de sus torres más importantes. El “11S” 11 de septiembre de 2001, dos aviones se estrellaron contra las torres gemelas provocando su derrumbe y con ello el pánico de la seguridad a nivel global. El 2002 fue un año negro para las costas españolas, sobre todo gallegas. Un barco se hundió vertiendo miles de litros de petróleo al mar. El “prestige”, nombre del barco, deposito su petróleo en la arena y piedras de la costa gallega, además de matando a miles de animales, la solidaridad de las personas hicieron que esta catástrofe no fuera muy duradera. El 1 de febrero de 2003, el transbordador espacial Columbia se destruyó al reingreso a la atmosfera. Murieron los 7 tripulantes. Debido al impacto de un fragmento, se desprendieron losetas de protección térmica cerca del tren de aterrizaje, ocasionando la destrucción por fusión de la estructura interna del ala izquierda en su regreso. Un atentado terrorista en la estación de trenes de atocha en Madrid fue el que compartió protagonismo con el tsunami en Asia en el 2004. En ambas catástrofes, murieron muchas personas a las que todavía hoy se las recuerda.

2005 fue marcado por otra catástrofe natural, esta vez un huracán, Katrina, azotó las costas de Estados Unido, provocando miles de daños y pérdidas. No solo las catástrofes naturales dañan y provocan muertes, si no que los seres humanos con nuestra ansia de mejora rápida no nos damos cuenta de los daños causados, estoy hablando del oleoducto qué explotó en Nigeria en el año 2006 dejó más de 200 muertos. El 2007 tampoco nos dejó buen sabor de boca, puesto que en la universidad de Virginia Tech, un hombre inició un tiroteo llevándose con él a 33 personas, él incluido. “Yes We Can!” lema que utilizó Barack Obama en las elecciones del 2008, con él llegó un cambio al gobierno de los Estados Unidos.

Un icono del pop nos dejó en el 2009, Michael Jackson, con miles de discos vendidos murió en Los Ángeles, California, aunque todavía publica discos. Las catástrofes naturales son las que más nos hacen ver cómo está cambiando nuestro planeta, en el 2010 Haiti sufrió un terremoto de 7,0 en la escala de Richter. Otro terremoto de características similares fue el sufrido en Japón en el 2011 con una medición de 9,0. El costa concordia se quedó encallado en la costa de la isla italiana Giglio en 2012, dejó 30 muertos y 2 desaparecidas, y en julio del 2014 fue cuando se pudo retirar de la zona.

2013 nos dejó una muerte muy importante para el ámbito de la paz mundial, Nelson Mandela, nos dejo a los 95 años por una causa de infección pulmonar. El año pasado ocurrieron dos hechos, uno en España, el cual el antiguo rey Juan Carlos I abdicó y dejó el trono a su hijo que días después fue coronado como Felipe VI. El otro hecho fue global, la enfermedad del ébola dejo miles de muertos y aterrorizó a todos los países del mundo por miedo al contagio. Este año 2015, aunque solo llevemos 1 mes, ya hay un hecho que me gustaría remarcar y por el que ya he escrito. Las muertes de los dibujantes de la revista “Charlie Hebdo”.

En estos 18 años de vida no solo han ocurrido malos hechos, sino que me gustaría recordar a todos ellos. ¿Qué hechos son los que han ocurrido a lo largo de tu vida?  Coméntalo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado.