Buscar

Historias Con Hache De Herce

"Lo que hagas hoy, te ayudará mañana"

Etiqueta

alimentacion

“¿Y DESPUÉS DE NAVIDADES QUÉ?”

Después del turrón y de los trozos de papel de regalo rotos ya ha finalizado estas navidades. Estas navidades las cabalgatas de reyes han sido el punto de mira de muchos, ya que ha habido ciertos cambios en estos desfiles. En primer lugar cambiar los reyes magos por reinas magas y en segundo lugar el cambio en la vestimenta. Cómo no, las redes sociales no tardaron en hacer comentarios sobre este tema inundándolas de memes. Es una época donde tenemos buena costumbre de reunirnos con la familia y amigos, salir de fiesta y comer. Comer mucho. Comer demasiado. Este aumento de peso coincidiendo con los propósitos de año nuevo, los gimnasios están llenos, bien sea por preocuparse por el físico o por la salud. Para compensar estos excesos muchos nutricionistas han dado unos consejos para ayudarnos.

  • Agua: el agua ayuda a nuestro cuerpo a eliminar las toxinas a través de la orina y el sudor.
  • Frutas: los más recomendados son los cítricos, los aguacates, las manzanas, la piña y el plátano.
  • Verduras: aquellas de hojas verdes, el pepino, el ajo, el apio y la alcachofa contienen buenas vitaminas.
  • Fibra: al aumentar su consumo nos ayuda al tránsito intestinal y nos ayuda a disminuir la hinchazón
  • Reducir grasas: obviamente lo que nos ayuda a no engordar es reducir las grasas y aumentando el consumo de carne magra, pescado blanco y desnatados son buenos.
  • Sal y azúcar: cambiar la sal por especias y la stevia por el azúcar sería recomendable.

Cómo no, esto ayuda a aquellos que desee recuperar el peso que tenían antes de navidades, pero debemos acompañar este consumo de alimentos con ejercicio. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

¿Tienes un minuto? Rellena esta encuesta para saber que mejorar, muchas gracias:
http://www.e-encuesta.com/answer?testId=e6H050K5bC8=

 

 

“ALIMENTACIÓN”

Tras una de las últimas publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los alimentos cancerígenos, las redes sociales, como siempre, han sido las que más han informado y la preocupación ha inundado los mercados europeos. La conclusión a la que han llegado los miembros de la OMS es que la ingesta de carne roja produce un aumento en las probabilidades de poseer cáncer. Este tipo de carne proviene de animales como carne de ternera, de cerdo, de cordero, de caballo y de cabra. Las formas de conservación y mejora de sabor de la carne como el ahumado, la fermentación, la salazón… también aumentan estas posibilidades de cáncer. Según el Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad casi unas 34.000 muertes al año son causadas por la alimentación a base de carne procesada mayoritariamente. No es recomendable dejar de comer carne roja, simplemente disminuir la cantidad ya que según los estudios, no es recomendable digerir más de 50 gr al día. ¿Nos debemos fiar de estos resultados y erradicar casi por completo la carne roja de nuestra vida?

Una dieta variada y equilibrada es lo más sano y lo que médicos y nutricionistas aconsejan, debemos basar nuestra alimentación en la pirámide alimenticia. Consumir 5 piezas de fruta y verdura al día, tomar 1 litro de agua al día, comer cereales y pasta una vez al día… También en un consumo más reducido debemos alimentarnos de carne blanca, roja, pescado, lácteos, huevos… Esporádicamente debemos consumir grasas, aceite, dulces… basándonos en esa pirámide viviremos más sanos y con menos preocupaciones de si este alimento es cancerígeno o no. A la hora de ir a comprar ciertas marcas han establecido un sistema que permite entender que valores alimenticios están bien y cuáles no. Este sistema lo han llamado el semáforo alimenticio. Aun no poseyendo este método, es esencial comprobar que porcentaje de calorías, grasas, azúcares y sales tienen ese alimento. Muchos aconsejan el consumo de carne blanca en vez de la roja pero no hay ningún estudio realizado todavía que determine que la carne blanca no tiene efectos cancerígenos.

El miedo que ha metido la OMS a la gente sobre los alimentos procesados y las carnes rojas es solo un aviso para concienciarnos de que debemos disminuir su consumo, no erradicarlo. En as redes sociales durante esos días en los que la OMS dio la noticia se armó algo de jaleo y cómo no salieron memes y hashtags. ¿Cómo crees que influirá el estudio de la OMS en la consumición de carnes rojas y procesadas? Comentalo y Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

¿Tienes un minuto? Rellena esta encuesta para saber que mejorar, muchas gracias:
http://www.e-encuesta.com/answer?testId=e6H050K5bC8=

“¿SABEMOS LO QUE COMEMOS?”

No es una novedad que nos cuestionemos los ingredientes de los alimentos que ingerimos o de los cosméticos que utilizamos para nuestra higiene diaria, pero sabían ustedes que hay productos primarios como son los huevos, que tienen una etiquetación especial en su cáscara. Pues sí y aunque parezca mentira tener que explicarlo todos los productos nombrados, deben llevar en su etiqueta obligatoriamente aquellos productos e ingredientes que se han utilizado para su elaboración. Además, si puede contener algún tipo de alérgeno, deberá ser incluido en él. Para confiar plenamente en un producto que ha sido inspeccionado y pasado las pruebas impuestas por la Unión Europea, debemos fijarnos si en los embases aparecen las siglas “CE”. También sería un punto a favor nuestro en fijarnos en esos números que aparecen en los productos que indican la fecha preferente de consumo.

Siguiendo con el ejemplo anteriormente expuesto, el código impreso en el huevo, indicaré algún dato a tener en cuenta a la hora de su compra. Esta tinta roja utilizada en la impresión de la etiqueta es alimentaria y es obligatoria la estampación de estos dígitos alfa-numéricos en huevos europeos desde el 2005. En primer lugar deberá aparecer un número del 0 al 3. Este parámetro nos indicará cómo han sido criadas las gallinas; si han sido ecológicas (0), es decir criadas en libertad, con pienso ecológico y sin medicamentos, si han sido camperas (1); es decir han vivido en una nave y una zona de campo, si han sido de suelo (2); solo han estado dentro de una nave, o bien de jaula (3); si su espacio vital ha sido reducido a una jaula conviviendo con hasta 5 o 6 gallinas más. Esta última, a ser la más económica para el granjero, también es la más económica para nuestro bolsillo. Las dos siguientes letras nos indican el país de procedencia del huevo. Los dos primeros números nos concretan el lugar de donde viene el huevo y los últimos 5 dígitos la granja numerada por las autoridades. En internet existen estas tablas que sirven para enumerar al huevo indicando los datos precisos. A lo que respecta la comercialización de estos alimentos que nos regalan las gallinas, solo pueden venderse aquellos que sean de categoría A, es decir, huevos frescos, en buen estado y sin roturas. Con estos trucos caseros sabremos la calidad del huevo; si al cascarlo, la clara queda poco desparramada, es muy fresco, si antes de cascarlos, se hunden en un recipiente de agua, son frescos. Para la buena conservación de estos delicados alimentos, deben guardarse en la nevera y consumirse en un periodo de tiempo corto. Si nos pasamos de la fecha de consumo preferente, es conveniente cocerlos bien antes de comerlos, unos 15 minutos. Finalmente, el tamaño de los huevos corresponde a la edad de las gallinas, cuanto más jóvenes sean, más pequeños serán sus huevos. El peso de un huevo pequeño (P) suele ser de unos 53 g, los medianos (M) de 53 a 63 g y los huevos más grandes (XL), es decir, las gallinas más viejas, suelen tener un peso aproximado de unos 63 g.

No olvides comprobar todos los datos necesarios a la hora de tu compra y si tienes dudas, puedes preguntar a los encargados del supermercado, mirarlo en internet o no comprarlo. Ahora que tenemos algo más de información respecto a nuestra alimentación os dejo una imagen de un huevo  con su código impreso. ¿Podréis adivinar su procedencia y calidad? Coméntalo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado.

Sin título

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: