Buscar

Historias Con Hache De Herce

"Lo que hagas hoy, te ayudará mañana"

Etiqueta

Enfermedad

“MAMÁ ME VOY A MARTE”

Hace un par de años se pedían voluntarios para ir a vivir a Marte y no volver nunca más a la tierra. Aunque parezca mentira, la lista de voluntarios superó el millar de personas de 30 países diferentes. Esas mil personas pertenecían al programa Mars One lanzado en Nueva York y buscaban a gente de entre 18 y 40 años, con una buena salud, conocimientos de supervivencia y que posean un buen nivel de inglés, necesario para la comunicación. Esta noticia fue muy comentada en esos meses de reclutamiento, ya que marcharse para siempre a otro planeta supone ciertas dudas a la hora de tomar esa decisión que cambiará la vida de muchas personas para siempre. Aprovechando esta noticia de hace unos años y el reciente descubrimiento de agua en marte, he querido escribir sobre ello y pensándolo bien, ¿Estaríamos mejor en Marte que aquí en La Tierra?

Si algún día se lograra poder vivir en Marte no sé si sería conveniente, ya que si vemos lo que hemos hecho con este planeta, no me quiero imaginar lo que pudiéramos hacer con Marte. Contaminaríamos otro planeta más, si no sabemos cuidar de un planeta, ¿cómo vamos a poder cuidar de dos? ¿Quiénes podrían ir a vivir allí y quienes se tendrían que quedar? ¿Qué comunicación habría? Veo muchos inconvenientes para los pocos beneficios que hay. Porque sí, es nuevo suelo donde poder levantar rascacielos, posible nueva fuente de agua, nuevos descubrimientos… Pero, ¿cuál es el precio de todos esos nuevos hallazgos? ¿La incomunicación? ¿Agotar y contaminar las aguas? ¿El exterminio de algún tipo de criatura? Ya nos ha pasado todo eso con esta planeta, en serio ¿necesitamos destruir dos astros para darnos cuenta de lo que hacemos es solamente destruir cada vez que queremos avanzar? Además en lo único que avanzamos es en la desforestación, extinción de especies y contaminación ambiental.

Cómo experiencia no la rechazaría pero no creo que sería la mejor opción en estos momentos para viajar para toda la vida a Marte. Cuando aprendamos a cuidar mejor de nuestro planeta y sepamos cómo comportarnos en suelos vírgenes, entonces estaremos listos para mudarnos a Marte. Y tú, ¿trasladarías a todas las especies a Marte? Comentalo y Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos como asunto a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).

“ENVIDIA”

¿Que tú no has tenido envidia nunca? No sé porque, pero no me lo creo. La envidia es nuestra base, es el cimiento de donde nacemos. Es tan involuntario como respirar, parpadear o llorar. La diferencia está en el cómo lo podemos esconder o disimular, no todo el mundo puede controlarse, morderse la lengua y no parecer envidioso. Cuando notas ese pequeño pinchazo dentro de ti lo único que te está ocurriendo es que recuerdas que tú no eres capaz de hacerlo o no tienes la posibilidad de realizar esa acción. No eres capaz o bueno, mejor dicho, no lo realizas al cien por cien de tus capacidades, porque poder siempre se puede, sin poner de escusa tu economía, posibilidades o vetos familiares. Generalmente, estas sensaciones se dan en la niñez y en la adolescencia, aunque algún resto envidioso permanece durante toda la vida. No soy un neurólogo, ni he estudiado nada parecido, pero puedo suponer que cuanta más envidia hayas aguantado durante tus primeros años de vida, mas envidia tendrás en tus últimos, bien es cierto que lo sabrás aguantar mejor, pero seguirá estando ahí contigo.

Analizando como deshacerse de las sensaciones que la envidia nos hace pasar, vamos contra esas personas que han generado ese malestar. Tras hacer esto nos damos cuenta que nos encontramos mejor, más contentos, con más ganas de disfrutar, pero tras esa montaña rusa de de sentimientos, volvemos a caer al ver que al que hemos perjudicado se levanta, se levanta y sigue, y ¿sabes qué? Con una sonrisa en la cara y con más ganas de demostrarte de lo que es capaz de hacer. Así que vuelves a atacarle, no puedes estar toda la vida así, así que esta opción no es la más adecuada, la respuesta radica en ti. Día a día debes mejorar poco a poco. Progreso lento pero constante, con decisiones claras y efectivas, y si sigues con esas sensaciones provocadas por la envidia, piensa que estás haciendo mal y cambia. Hay miles de personas en el mundo a las que no le han sido fácil llegar hasta donde están; por ejemplo, el famoso Stephen Hawking, a la edad de 73 años y con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es  físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico. No tuvo una juventud sencilla y tras el ya conocido método “ensayo error, ensayo error” fue creciendo hasta llegar hasta donde hoy en día está.

Recuerda que no tienes porque hacer todo ni hacerlo perfecto, pero eso sí, inténtalo. No se puede tener todo en la vida, no se puede estar todo el día de fiesta y estar descansado, no puedes estar cachas, mazado, atlético o como quieras decirlo y comer todas las grasas que quieras. Debes aprender a vivir con la envidia, es otra de las características de los seres humanos racionales. Hay factores en la vida que te dan algo y te quitan otras cosas, piénsalo, todos tenemos. ¿Cuál es la tuya? Coméntalo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado.

“¿PARA QUÉ NACER EN ESTOS TIEMPOS?”

Miles de bebés nacen cada día, y ¿sabéis que les diría yo? Seguir adelante, nada es imposible. Muchos dirían que a quien se le ocurriría llegar en los tiempos que corren, que hay crisis, que hay enfermedades muy contagiosas, que hay hambre, desahucios y muertes. En realidad esto no es una escusa, es una razón por la que tendríamos que luchar y hacernos más fuerte.

Estamos en el comienzo del siglo XXI, era de la tecnología. Este socavón en el que estamos hoy en día enterrados, no es el más profundo en el que se ha estado. Socavones más grandes y más difíciles ha habido y si, se ha salido de ahí. No te distraigas en sandeces y haz aquello con lo que más disfrutes y seas feliz, porque al fin y al cabo eso será lo que de verdad importe. Los años pasan muy deprisa y lo único que debes temer es que la vida es demasiado corta y deberías de aprovechar al máximo cada segundo, estar con las personas que más quieres y hacerlas feliz.

Al final de tu vida, no recordarás los malos momentos tanto como los buenos. Esas risas entre tus amigos, esas fiestas, esos romances, esas lágrimas de alegría que corrían por tu cara. ¿Sabes qué? Nacer ahora podría suponer la alegría de muchas personas, tu familia, médicos, educadores, miles de personas con las que estamos conectados directa o indirectamente. Y tú, ¿Qué le dirías? Coméntalo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado.

“ÉBOLA”

Ébola. ¿Cuántas veces al día escuchamos el nombre de esta enfermedad?En la radio, en la tele, en una conversación entre dos personas… El ébola lleva más de 35 años en Republica Democrática del Congo, causando miles de muertes. El nombre proviene del río Ébola donde fue identificado por primera vez. Ahora ha traspasado fronteras causando muertes más rápidas, pero ¿estamos dándole más importancia que otras razones de muertes?

El ébola es un virus que se transmite con la sangre, tejidos, secreciones y los fluidos corporales del sujeto infectado, y por el contacto con equipo médico contaminado, tales como agujas, también. Tiene una tasa de mortalidad altísima, de un 90%. Pero esta no es la causa de la mayoría de las muertes en nuestro planeta. El hambre mata a un niño cada diez segundos, hasta llegar a 24.000 personas cada día. Esta enfermedad no la oímos todos los días ni en los medios comunicativos, ni en las conversaciones, siendo más importante que muchas cosas.

¿Qué podemos hacer para solucionar este gran problema que sufren miles de personas? Las ONG-s están ayudando todo lo que pueden, pero si se destina más propaganda al ébola… como podemos solventar esta preocupación. Y yo me pregunto, ¿será que no se destina tanto interés en el hambre porque el ébola puede matar a los que mandan y el hambre no? Comenta, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: