¿Que tú no has tenido envidia nunca? No sé porque, pero no me lo creo. La envidia es nuestra base, es el cimiento de donde nacemos. Es tan involuntario como respirar, parpadear o llorar. La diferencia está en el cómo... Seguir leyendo →

Anuncios