Perritos calientes, pizzas, crepes, choripán y hamburguesas son unos de los tipos de comida caliente o comida rápida que existen en el mundo. Esta moda de comer rápido, caliente y económico no es nuevo, pero bien es cierto que cada vez más la gente abusa de su uso. La ingesta de estos alimentos procesados atrae al cuerpo humano una gran cantidad de problemas de salud como colesterol y sobrepeso. Más del 39% de las personas adultas tenían sobrepeso y el 13% eran obesas. Para calificar a las personas con problemas de peso se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC) que trata de dividir el peso de una persona en kg entre la altura de esa persona en metros al cuadrado, es decir, kg/m2. Con el valor que nos dé podemos afirmar en qué estado nos encontramos. Peso bajo si el valor que nos da es inferior a 18, si este valor está comprendido entre 18 y 25 estamos en un peso normal. Si estamos entre los 28 y 30 tenemos sobrepeso y ya si superamos los 30 estamos ante la obesidad. En 2013, más de 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso y esto está afectando al futuro de la humanidad, pero no estamos perdidos, la obesidad se puede prevenir y curar.

Restaurantes de diferentes ciudades han salido a la calle para alimentar a todas aquellas personas que van en busca de una comida rápida. Ellos ofrecen platos sabrosos y auténticos en tenderetes portátiles. Son platos gourmet elaborados con productos frescos. Ahora ya no hay escusa para comer rápido y bien. Estos puestos se encuentran con algún inconveniente “made in Spain” ya que muchas ordenanzas municipales son aún muy estrictas con estas licencias para instalar un puesto en la calle ya que los restaurantes pierden clientes. Estas iniciativas de comida sana a pie de calle reclaman que es posible comer bien y a buen precio mientras paseas. Hay diferentes ferias en las que podemos acudir si estamos interesados en cómo funciona el “Street Food” con grandes chefs a los fogones y un montón de gente con apetito dispuesta a degustar los platos. Esta reciente moda ya está conquistando ciudades y paladares y pronto podremos observar en cualquier esquina un puesto de estos. Más allá de los típicos puestos españoles de churros grasientos, ahora también podremos ver en grandes y no tan grandes fiestas este tipo de restaurantes móviles. Todo sea para combatir el hambre que nos puede atacar mientras damos un paseo y la obesidad que produce comer comida rápida. Estos puestos no sólo se dedican a vender comida, sino que con la moda de crear cerveza artesana, muchos creadores han instalado su propio puesto para venderlas y así conseguir un dinerillo extra que nunca viene mal.

Así que ya sabéis, la próxima vez que te entre el gusanillo echa un vistazo a tu alrededor e intenta apuntarte a esta moda de comer en los puestos sanos callejeros. Si es así sube una foto a twitter o instagram con el hashtag #StreetFood y así la compartiras con miles de personas que también están a favor de este movimiento. ¿Qué vas a pedir? ¡Qué aproveche! Coméntamelo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus historias con el asunto #HHH y fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).