Hace un año no tenía muy claro que es lo que iba a estudiar el próximo año, tenía ciertos grados pensados pero nada del todo claro. Por una parte Ingeniería de diseño Industrial, pero con el tiempo me di cuenta de que eso no iba a ser lo mío. Esta decisión la había tomado un poco tarde, puesto que ya se habían cerrado el plazo de muchas matrículas. Las otras opciones que tenia era hacer comunicación audiovisual o un grado superior, pero la oferta de estos últimos era poco variada debido a que las plazas ofertadas ya se habían agotado. Tras hacer selectividad y salir bastante satisfecho de los exámenes, sólo faltaba conocer la nota. Una semana después de selectividad aproximadamente, publicaron las notas, y menos mal que no me habían salido mal, porque sino… empiezo a leer las notas y no podía creer lo que veían mis ojos. Esa catástrofe impensable por mi parte no era plato de buen gusto, que si lengua suspendido, que inglés una nota baja… La mayor nota 6,75 en Historia. AL final, media con bachillerato y todo 6’232, una nota demasiado baja como para poder competir contra otros centros escolares. Las opciones iban desapareciendo.

Ya había realizado alguna inscripción a grados universitarios, como en la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU), en la Universidad de Burgos (UBU) y en Mondragon Unibertsitatea (MU). En las dos universidades públicas que pedían nota en las que me había inscrito (UPV/EHU y UBU), no llegaba a la nota, así que al final solo quedaba esperar a ver si quedaban plazas en la de Mondragon. Última esperanza junto a algunos grados superiores en los que me había inscrito y no estaba muy convencido. Fue una espera larga, hasta que llegó el día. Estuve gran parte de la mañana conectado a la página web de la universidad para conocer si me habían admitido o no. Al final apareció el comunicado. ADMITIDO.  Uff respiré. Ya estaba tranquilo, el próximo año tenía universidad, ahora solo faltaba comunicárselo a todas aquellas personas que estaban pendientes de si me aceptaban o no. Ahora tocaba descansar lo que quedaba de verano. Y tras fiestas, playa, amigos y demás, ya llego el día de empezar la universidad. Primer día, presentación y tras un viaje largo, caro y madrugador, llegamos a la facultad, 4 horas de charlas y explicaciones y a casa a descansar para volver madrugar el próximo día. Segundo día y de momento contento con todo, excepto por el transporte. Acostumbrado a vivir a 10 minutos del colegio, esto de levantarse muy pronto, coger el autobús y tener casi una hora de viaje, no debe de ser sano, todo es acostumbrarse, digo yo.

Bueno, nuevo curso, nuevo centro educativo, nueva etapa y sigo con el blog, espero poder seguir sacando tiempo para que esté actualizado y que este grado me ayude a mejorar el diseño y los videos del blog. ¿Qué tienes pensado estudiar? Coméntamelo, compártelo y dale a like. Gracias por seguir leyéndome otro jueves más y espero que te haya gustado. Mándame tus historias con el asunto #HHH y fotos de paisajes con el nombre del lugar y #HHHFotos a HistoriasConHacheDeHerce@gmail.com y por twitter. Entérate de todo y sígueme en mis redes sociales: Twitter (@MikelHerce97), Facebook (@MikelHerce97), Instagram (@MikelHerce97).